SE BUSCAN: Padres y Madres con Experiencia

Hace poco estaba diseñando perfiles de puesto para una organización y me di cuenta lo importante que sería esta misma descripción para las personas que somos o seremos padres y madres. Muchos de ustedes me preguntarían ¿Qué es un perfil de puesto? Claro, es un término específico, el perfil de puesto es un documento en el cual se especifica la educación, experiencia, características, habilidades, funciones entre otros para un puesto en particular dentro de una organización. ¿Acaso no sería valioso considerar todos estos puntos antes de ser padres o si ya lo somos? Creo que de todas las tareas que cumplimos es la más importante y la más retante al mismo tiempo. Nadie nos dice lo difícil que puede ser, ni nos da una guía para poder seguir, porque además tiene requerimientos variables… cada hijo es diferente.

Ahora entonces, ¿Es posible crear un documento general que aplique para todos? Los que ya son padres probablemente te dirán que no, porque cada hijo y cada familia son diferentes y tienen influencias diferentes.

Entonces ¿Qué hacemos?

Les propongo una prueba, consideremos cuales son las habilidades necesarias para los padres e iniciemos por allí. Yo propongo algunas:

Tolerancia a la presión

Adaptabilidad

Comunicación asertiva

Trabajo en equipo

Automotivación

Qué les parece si seguimos construyendo a partir de estas, me encantaría escuchar sus sugerencias para construir las habilidades que implica ser padre o madre.

 

johanna-pie

¿Nuestros problemas son bendiciones o desgracias? Todo depende de nosotros – Historia Corta

Hace un tiempo escuche esta historia en un seminario acerca de la felicidad del Dr. Srikumar Rao, me dejo aprendizaje y me gustaría compartirla con ustedes.

Hace muchos años, en una pobre aldea china vivía un labrador con su hijo. Su único bien material, aparte de la tierra y de la pequeña casa de paja, era un caballo que había heredado de su padre. Un buen día el caballo se escapó, dejando al hombre sin animal para labrar la tierra. Sus vecinos —que lo respetaban mucho por su honestidad y diligencia— acudieron a su casa para decirle cuánto lamentaban lo ocurrido. Él les agradeció la visita, pero preguntó:

—¿Cómo podéis saber que lo que ocurrió ha sido una desgracia en mi vida? Alguien comentó en voz baja con un amigo:

«Él no quiere aceptar la realidad, dejemos que piense lo que quiera, con tal que no se entristezca por lo ocurrido».

Y los vecinos se marcharon, fingiendo estar de acuerdo con lo que habían escuchado.

 

Una semana después, el caballo retornó al establo, pero no venía solo: traía una hermosa yegua como compañía. Al saber eso los habitantes de la aldea alborozados, porque sólo ahora entendían la respuesta que el hombre les había dado, retornaron a casa del labrador para felicitarlo por su suerte.

—Antes tenías sólo un caballo, y ahora tienes dos. ¡Felicitaciones!—dijeron.

—Muchas gracias por la visita y por vuestra solidaridad —respondió el labrador. ¿Pero cómo podéis saber que lo que ocurrió es una bendición en mi vida?

Desconcertados, y pensando que el hombre se estaba volviendo loco, los vecinos se marcharon, comentando por el camino:

«¿Será posible que este hombre no entienda que Dios le ha enviado un regalo?».

 

Pasado un mes, el hijo del labrador decidió domesticar la yegua. Pero el animal saltó de una manera inesperada, y el muchacho tuvo una mala caída rompiéndose una pierna. Los vecinos retornaron a la casa del labrador, llevando obsequios para el joven herido. El alcalde de la aldea, solemnemente, presentó sus condolencias al padre diciendo que todos estaban muy tristes por lo que había sucedido. El hombre agradeció la visita y el cariño de todos. Pero preguntó:

—¿Cómo podéis vosotros saber si lo ocurrido ha sido una desgracia en mi vida?

Esta frase dejó a todos estupefactos, pues nadie puede tener la menor duda de que un accidente con un hijo es una verdadera tragedia. Al salir de la casa del labrador, comentaban entre sí:

«Realmente se ha vuelto loco; su único hijo se puede quedar cojo para siempre y aún tiene dudas de que lo ocurrido es una desgracia».

 

Transcurrieron algunos meses y el Japón declaró la guerra a China. Los emisarios del emperador recorrieron todo el país en busca de jóvenes saludables para ser enviados al frente de batalla. Al llegar a la aldea, reclutaron a todos los jóvenes excepto al hijo del labrador que estaba con la pierna rota. Ninguno de los muchachos retornó vivo. El hijo se recuperó, los dos animales dieron crías que fueron vendidas y rindieron un buen dinero. El labrador pasó a visitar a sus vecinos para consolarlos y ayudarlos ya que se habían mostrado solidarios con él en todos los momentos. Siempre que alguno de ellos se quejaba el labrador decía:

—¿Cómo sabes si esto es una desgracia? Si alguien se alegraba mucho, él preguntaba:

—¿Cómo sabes si eso es una bendición?

Y los hombres de aquella aldea entendieron que, más allá de las apariencias, la vida tiene otros significados.

Cuento Anónimo

 

Muchas veces nuestra felicidad o angustia depende de las cosas que suceden en nuestra vida, sin embargo no nos damos cuenta que hay cosas que están más allá de nuestro alcance de modificación o incluso de nuestras posibilidades. Está en nosotros vivir la vida con sus altibajos y aprender a seguir adelante esperando y confiando en Dios (o en lo que deposites tus creencias), manteniendo la perseverancia ya que hay muchas cosas que no entendemos por qué suceden. De esta manera, aprenderemos a vivir con mayor satisfacción y confiar en la vida, el universo o Dios.

johanna-pie

Volando Alto

Ejercicio de desprendimiento:

Piensa en tu consciencia como un globo aerostático que se eleva con la calidez de las buenas intenciones pero se sobrecarga y desciende con la amargura y heridas del pasado. A medida que tomas vuelo, visualiza una foto de este evento pasado, envuélvelo en papel oscuro y tíralo al vacío fuera del globo. Mira como al alejarse se hace más pequeño mientras tú te elevas cada vez más alto.

johanna-pie