¿Soy Feliz? Parte III Busca tu propósito

diapositiva1-2

Finalmente, voy cerrar esta serie en felicidad con una historia acerca de la búsqueda de propósito – ese concepto escurridizo que es capaz de proveernos con una vida más satisfactoria.

  Un joven muy frustrado fue a visitar al hombre más sabio del pueblo.

“No sé qué hacer con mi vida, ¿Cómo encuentro mi propósito?” preguntó el joven.

“Sígueme” le dijo el sabio.

Silenciosamente recorrieron juntos un amplio camino hacia un rio muy lejano en donde encontraron docenas de buscadores de oro en plena labor.

“Aquí, hay tres tipos de buscadores” Dijo el sabio.

“¿Qué significa eso?” Dijo el joven.

“Están los que encuentran oro rápidamente, emocionados toman su botín, lo cobran y viven cómodamente el resto de sus vidas. Están los que buscan por años, saben que el oro está allí porque han visto a otros conseguirlo, así que persisten hasta que encuentran lo que están buscando.”

“¿Qué pasa con el tercer tipo de buscador?” preguntó el joven.

“Son personas que se frustran porque no han encontrado lo que buscan, así que después de un día, una semana, un año o más, se rinden y abandonan la búsqueda sin encontrar el oro.”

Un poco confundido, el joven pregunta: “¿Que tiene esto que ver con encontrar mi propósito?”

“Ahh, si, la pregunta del millón.” El sabio sonrió y miro a su acompañante a los ojos.

“Existen personas en la vida que buscan su propósito y parecen encontrarlo inmediatamente. Incluso desde muy jóvenes tienen claridad y persiguen sus sueños con energía y entusiasmo. A otros les toma un poquito más de tiempo y esfuerzo incluso por muchos años, pero continúan persistiendo y buscando hasta conseguir un propósito por el cual vivir. Finalmente, están aquellos que quieren conocer su propósito, pero se frustran con la búsqueda y renuncian rápidamente retornando a una vida sin sentido.”

El joven pregunto: “¿Pueden todos encontrar su propósito?”

“¿Acaso no hay oro en el rio?” respondió el sabio.

“¿Entonces como encuentro mi propósito? Dijo el joven.

“Sigue buscando” respondió.

“Pero, y si lo quiero encontrar antes” cuestionó el joven.

“Hijo, no hay garantías de que lo puedas encontrar antes, la única garantía que te puedo dar es que si dejas de buscar, nunca lo encontraras.”

Entonces el joven se sintió abatido pensando que había perdido el tiempo con el sabio.

El joven sintió una mano reconfortante en el hombro, era el sabio que le decía: “Siento tu frustración, pero déjame asegurarte que si realmente encuentras tu verdadera vocación en la vida, vivaras con pasión y harás del mundo un lugar mejor, serás más rico de lo que puedes imaginar y sentirás como si Dios te estuviera sonriendo.”

“Esto puede suceder mañana, la próxima semana, el próximo año o incluso dentro de algunos años pero la búsqueda realmente valdrá la pena y nunca volverás a ser el mismo. Así que por ahora tu propósito es buscar tu propósito.”

“Gracias” dijo el joven.

“Oh, una cosa más que me olvide de mencionar.” Observo el sabio.

“Así como esos hombres deben bajar al rio con un colador para encontrar el oro, así también debemos nosotros mantenernos activos para encontrar nuestro propósito, ya que nunca lo encontraremos mientras estemos sentados en casa haciendo nada.”

Ya pare este momento se estaba haciendo tarde así que los dos hombres iniciaron su retorno a casa. Mientras caminaban, el joven estaba absorto en sus pensamientos y el sabio sonreía sabiendo que este tipo de conversaciones eran una parte muy importante de vivir su propósito.”

 

Les dejo esta historia para que consideren en qué estado están actualmente y que desean hacer en el futuro para ser felices.

¿Soy Feliz? Parte II Mitos de la Felicidad

nobody-is-perfect-688370_1280

 

Continuando con los pasos para vivir una vida feliz, vamos a enfrentar los mitos que conocemos acerca de la felicidad:

“Vivieron felices por siempre”

“Mi vida es perfecta”

“Siempre voy a ser feliz”

Consideremos realmente que posibilidades tenemos de hacer que estas frases se hagan realidad, ¿Qué tan posible es que vivamos una vida perfecta y feliz al 100%?

Recordemos que no solo no somos perfectos si no también diversos, diferentes y distintos y en eso yace nuestra riqueza humana. De la misma forma, la vida no es perfecta, es una montaña rusa de emociones y vivencias que nos construyen, moldean y fortalecen.

El momento que esperamos que todo sea fácil y sin impedimentos nos negamos la posibilidad de aprender porque la vida es equilibrio, así como existe lo bueno también lo malo, luz vs oscuridad, problemas vs soluciones y en el superar esos problemas esta nuestra esencia humana. Podemos transitar cada momento de nuestra vida eligiendo como reaccionamos a estas situaciones y por ende eligiendo sentir el momento, aprender de él y seguir adelante.

¿Soy Feliz? ¿Qué me hace falta para ser feliz?

 

smilies-1610505_1920

Es una pregunta que nos persigue y que muchas veces incluso nos hace más infelices, porque no encontramos respuesta.

Tal vez la respuesta puede ser más dinero, tranquilidad económica, seguridad, más conocimientos, más amor, una pareja, un trabajo, menos problemas y muchas otras cosas que nos hacen falta.

Pero será que la respuesta a mi pregunta está en estos lugares. ¿Voy a ser feliz cuando esto suceda?

O tal vez voy a buscar otras cosas más después y finalmente nunca seré feliz hasta que consiga todo que me hace falta.

Entonces ¿Qué hago para tener una vida feliz?

Vamos a trabajarlo por pasos, esta semana veremos el Paso I:

  • Si continuo buscando la felicidad afuera, en el exterior, es probable que nunca este satisfecho.

A veces perdemos de vista lo que ya tenemos, por buscar lo que nos falta. Entonces les propongo mirar hacia el interior, que tengo que me hace feliz y que no estoy valorando. Seguramente, hay mucho en mi vida que me hace feliz mientras transito el camino. Recordemos mirar a nuestro alrededor, reconozcamos quienes somos, a quienes tenemos a nuestro alrededor y lo que tenemos.