Determinación, una historia para reflexionar

Esta semana les comparto una historia acerca de la perseverancia y determinación complementando el post de la semana pasada. Ojala les guste.

“Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad,no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.
Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad,este bambú estaba generando un complejo sistema de raícesque le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después de siete años.
Sin embargo, en la vida cotidiana,muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.
De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasionesestaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo.
Y esto puede ser extremadamente frustrante.
En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés y aceptar que “en tanto no bajemos los brazos” ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos, sí está sucediendo algo, dentro nuestro…
Estamos creciendo, madurando.
Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxitocuando éste al fin se materialice.”
Historia de  http://www.motivacionysuperacion.com

Determinación ¿Cómo la mantengo en momentos de duda?

Muy fácil de decir pero no tan fácil de hacer…¿quién jamás ha dudado que va poder conseguir lo que se propone? Yo creo que todos en algún momento hemos dudado, pero que diferencia a los que logran superarlo de los que no:

1. Claridad en lo que quieren, saben hacia dónde van y que quieren lograr. Como vimos la semana pasada, proyectar a futuro, reconocer quienes somos hoy y definir un plan de acción que una a ambos. Este plan de acción debe ser específico, medible alcanzable pero por sobre todas las cosas motivador. Este debe ser el eje que nos mueve hacia adelante y que además no mantiene en ruta. Tomémonos un tiempo para hacer y así empezar actuar enfocados y motivados.

2. Identificar mis motivadores, a cada persona lo mueve algo distinto, el motivo por el cual hace el esfuerzo extra. Sea cual sea, es importante tenerlo claro y para esto es necesario definir cuáles son tus prioridades. Está bien si lo haces por tu familia o por ti mismo, solamente considera el no llegar al punto de sacrificio. A veces uno hace más de lo que se puede humanamente. En resumen, define el por qué haces lo que haces.

3. Identifica tus puntos de apoyo, siempre vamos a necesitar a esa persona que te apoya, motiva, re direcciona, etc. Estas personas son necesarias para que en los momentos de necesidad nos apoyen en lo que sea necesario, un consejo, recordarte porque te metiste en esto o simplemente escucharte. Es crear esa red de apoyo potenciadora que te va a llevar a lograr tus objetivos.

Con estos 3 puntos puedes asegurar mantener la determinación. De todas maneras, de vez en cuando es necesario tomarse un respiro, si es así hazlo. Siempre uno reinicia renovado.

 

¿Qué significa ser mama?

¿Es una vocación, es suerte, es decisión? Algunas veces es todas o tal vez ninguna. La realidad es que no todas las mujeres son madres, alguna lo desean pero no pueden, otras no lo desean y lo son. Lo que sí es seguro, es que no es una tarea fácil. A veces intentamos demasiado y por el afán perdemos de vista lo que buscamos o a veces el cansancio nos abate, también sucede que si no podemos cuidar de nosotras mismas menos podremos cuidar de otro.

Lo cierto es que finalmente allí tenemos una pequeña persona que depende 100% de nosotros y por eso me pregunto qué significa ser una buena madre.

Es un balance difícil de lograr:

La dulzura para cuidar, aliviar y consolar cuando es necesario.

La firmeza para educar, direccionar y formar a una persona en crecimiento.

La paciencia para mantener la calma, enseñar y encontrar la forma adecuada.

La escucha para conocer, entender y ayudar de manera apropiada cuando es necesario.

El amor que lo puede todo, perdona todo y con el cual siempre estas allí para ayudar.

La claridad en el objetivo que es la formación de una persona y su carácter que te permite tomar decisiones adecuadas.

Todas partes de una receta que es abrumadora pero que finalmente dará como resultado la formación de nuestros hijos.

No se preocupen si a veces se equivocan, simplemente aprendemos y seguimos adelante.

Es una tarea difícil pero realmente satisfactoria ya que significa el desarrollo de nuestro tesoro más preciado.

¡¡Feliz Día a todas las madres luchadoras que día a día trabajan arduamente para conseguir la receta perfecta!!!!