¿Cómo identifico una relación toxica?

Complementando el tema de las relaciones saludables, necesitamos poder identificar las relaciones toxicas. A veces, a pesar de toda nuestra voluntad por escuchar, comunicarnos y entender la posición del otro en un conflicto, sucede que dicha relación tiene un grado de toxicidad que no nos permitirá encontrar acuerdos.

Les comparto los signos de las relaciones toxicas para poder identificarlas (Readers Digest). No se olviden que muchas veces pueden ser situaciones comunes que vemos incluso validadas por nuestra cultura, pero eso no significa que no sean dañinas.

  1. Siempre estas alerta y tienes mucho cuidado con lo que dices. En esta situación, sabes que tienes que filtrar la información que compartes por miedo a la reacción de la otra persona. Muchas veces la persona es muy controladora o no acepta otros puntos de vista, entonces estas permanentemente alerta de lo que dices y haces para evitar problemas. Finalmente, estas en un constante estado de stress.
  2. Siempre están peleando. No podemos negar que existirá un nivel de desacuerdo y discusiones entre dos personas pero cuando esto se transforma en una situación constante es signo de alerta.
  3. Todo es demasiado dramático. Algunas personas con poco manejo emocional se toman las situaciones de manera demasiado personal o a veces no comunican los conflictos a tiempo escalando a niveles altamente explosivos. En estas situaciones cualquier desacuerdo se transforma en la tercera guerra mundial.
  4. Existe una sensación de propiedad. En esta situación, una de las partes considera que tiene un derecho adquirido sobre la otra y que le pertenece. Por tanto, considera que puede controlar todos tus movimientos y pensamientos. Quiere saber con quién está que hace, e incluso a veces puede inhibir tu relacionamiento con amigos o parientes si estos no son de su agrado.
  5. Se guardan y mantienen rencores. A veces las personas mantienen una especie de puntuación acerca de todos los errores y equivocaciones o incluso favores para volver a utilizarlos posteriormente. Cada vez que hay una discusión vuelven a aparecer todas las culpas y rencores previos que solo agregan malestar al problema actual.
  6. Se utilizan permanentemente las evasivas. Cada vez que se traen ciertos temas a la mesa se reciben evasivas de la otra persona. Tal vez, buscan otra actividad para hacer, dicen que no tienen tiempo o de repente les duele la cabeza. Cualquier cosa para no hablar del tema propuesto. Cuando esta situación se generaliza la comunicación se corta y se incrementan las diferencias.
  7. Existe una lucha de poder. Esta situación se va incrementado cada vez que una de las partes ejerce poder para lograr lo que quiere y la otra siente que constantemente está cediendo. Eventualmente, inician las agresiones verbales con el afán de menoscabar a la otra persona.
  8. La relación ha llegado a su fin pero me resisto a dejarla. A veces nos aferramos a situaciones que necesitan llegar a su fin porque tal vez tenemos miedo a estar solos. Es difícil pero cuando ya se ha intentado todo y parece no haber acuerdo, tal vez es mejor tomar un respiro.

Todos los signos mencionados antes pueden ser aplicados tanto a relaciones de pareja como de amigos, trabajo e incluso familia. Algunas son más difíciles que otras para manejar pero tal vez es necesario hacer un autoanálisis para entender lo que sucede y tomar decisiones.

En algunos casos es incluso necesario buscar ayuda profesional, si es así, no duden en hacerlo para beneficio de todas las partes. Por supuesto, si a estos signos le agregamos violencia física es necesario recurrir a las líneas de apoyo del Ministerio de la Mujer, ONGs como PADMA o Flora Tristán, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *